Existen técnicas no invasivas que ayudan a la desaparición de la celulitis y a la reducción de la grasa corporal.

Antonia Martínez.- Llega el buen tiempo, es momento de vestir ligera. Lo más probable es que hasta te hayas probado los biquinis del año pasado y… ¡horror! aparece aquello que has estado ocultando durante todo el invierno: la celulitis. Tranquila, porque aunque creas que eres la única que la sufre se ha calculado que el 80% de las mujeres tienen celulitis. De hecho, hasta un alto porcentaje de hombres reconocen tener problemas estéticos a causa de la grasa localizada.

¿Qué es la celulitis?
La celulitis es una sustancia llena de bultitos que se suele encontrar en los muslos, el estómago y las nalgas. También se llama “piel de naranja”, por su textura grumosa. La celulitis es el curioso nombre que reciben las acumulaciones superficiales de grasa bajo el tejido conjuntivo que hay debajo de la piel. Esto conlleva que la superficie cutánea presente hoyuelos o se vea llena de bultitos o de grumos.

Aunque falten pocos meses para lucir tu cuerpo en la playa o en la piscina, la buena noticia es que aún estás a tiempo de atacar la celulitis y redefinir aquellas zonas que lo necesiten. En el centro de estética Dlla disponemos de la última tecnología para combatirla. Te ofrecemos un tratamiento no invasivo que aúna cuatro tecnologías diferentes. Cuatro pasos que se convierten en una eficaz arma contra la celulitis:

1.- Energía óptica infrarroja: calienta el tejido a una profundidad de hasta dos milímetros.
2.- Corrientes de radio frecuencia: calienta el tejido a una profundidad de hasta veinte milímetros.
3.- Técnica de vacío: ofrece un efecto de calor focalizado, una mejor circulación sanguínea y la estimulación de las células que generan el tejido fibroso.
4.- Manipulación mecánica: facilita el drenaje linfático.

Este tratamiento se basa en masajear con unos rodillos la zona escogida mientras se produce un calentamiento dérmico y subdérmico a la vez que una succión de la piel. Con todos estos factores se obtiene una mejora de la circulación sanguínea y un aumento de la temperatura corporal para que la grasa se deshaga y pueda eliminarse a través de la orina. ¡El resultado es un auténtico efecto sílfide!.

Si lo pruebas no te arrepentirás. Muchas mujeres ya lo han hecho y lo consideran un tratamiento cómodo. Es, dicen, como un masaje profundo en la piel que consigue que se vuelva más suave, firme, uniforme y lisa. Es un tratamiento seguro y efectivo para todo tipo de pieles. De hecho, estudios clínicos demuestran que la reducción del contorno puede oscilar entre los 1,5 y los 7,5 centímetros.

¿Te animas a probarlo?. Pásate por nuestro centro de estética Dlla y te informaremos personalmente. 

Nos vemos en el próximo post.