La hidratación facial está indicada para personas con pieles secas y deshidratadas. Cualquier circunstancia que modifique o altere el contenido acuoso de la piel provoca una deshidratación, y ésta, cuando afecta un nivel de profundidad en la piel, origina una apariencia envejecida, lo que conlleva a que sea el primer paso a la vejez.

Entre los factores que pueden desencadenar una deshidratación están: la exposición prolongada a rayos ultravioleta; aire frecuente en el rostro, carecer de una crema protectora cuando se va a la montaña o a la playa, beber poco líquido, fatiga, agotamiento físico, enfermedades, edad y sexo, así como también la mala información para utilizar productos cosméticos.
En Dlla realizamos un tratamiento con la siguientes propiedades:

  • Produce una hidratación a 3 niveles: profundo, medio y superficial, con el objetivo de regular y equilibrar el contenido acuoso de la piel.
  • Incrementa los reservatorios de agua en la piel en condiciones extremas de temperatura.
  • Hidrata la piel en profundidad.
  • Mejora la calidad y aspecto de la piel
  • Uniforma el relieve micro cutáneo
  • Atenúa arrugas profundas y elimina las superficiales

Planificación:

Esta diseñado para realizarse en 8 sesiones, a razón de 2 veces por semana. Es conveniente realizar un tratamiento de mantención una vez al mes.
En pieles muy deshidratadas y o envejecidas es conveniente repetir la secuencia de 8 sesiones 1 o 2 veces al año.

Recomendaciones:

Es importante tener presente que la continuidad en el hogar es fundamental para el éxito del tratamiento. Beber abundante líquido.